Tratamiento de la madera en Barcelona, Tarragona, Girona y Lleida


Tratamiento de la madera

En Beetle Hunting nos dedicamos al tratamiento de plagas de insectos. Estamos situados en Barcelona para ayudarle en todo lo que necesite.
El tratamiento de la madera se realiza por dos razones:

TERMITAS

  • Biología:

EL COMPORTAMIENTO DE LA TERMITA SUBTERRÁNEA EN ESPACIOS URBANOS
Las termitas son insectos del orden Isóptera, viven en colonias y se alimentan de madera, su rol en ambientes naturales es de gran importancia ya que participan en el ciclo de nutrientes degradando los componentes celulósicos e incorporándolos al suelo, sin embargo, en ambientes urbanos constituyen plagas al ingresar a las viviendas y dañar las estructuras de madera, lo que genera pérdidas económicas considerables.
Las termitas subterráneas representan un grupo de gran relevancia, se caracterizan por construir sus colonias bajo tierra, donde encuentran las condiciones de humedad y temperatura óptimas para su desarrollo, alimentándose de la madera que está en contacto con el suelo.

BIOLOGÍA DE LAS TERMITAS SUBTERRÁNEAS
Las termitas son insectos sociales. Esto significa que hay una división de labores entre diferentes tipos de individuos, es decir diferentes castas. Hay básicamente tres castas: obreras, soldados y reproductores, que pueden ser alados o ninfas reproductoras (reproductores suplementarios). Las obreras desarrollan todo el trabajo de la colonia y es la casta que daña la madera. Los soldados cumplen una función de defensa de la colonia contra enemigos. No pueden alimentarse por si mismos, ellos junto con las termitas reproductivas son alimentados por los obreros.
Cuando las condiciones ambientales son adecuadas, los nuevos alados producidos en la colonia abandonan el nido formando enjambrazones. Son a menudo la primera indicación visible de que las termitas están presentes. La temperatura, humedad dentro y fuera de la colonia, condiciones de luz, y también la presión barométrica influencian la actividad de los enjambres. Luego de un vuelo breve, las alas se quiebran y pares de machos y hembras intentan establecer una nueva colonia. Los insectos están particularmente indefensos en esta época, y muchos mueren o son muertos por sus enemigos naturales. Cada par de sobrevivientes hace una pequeña celda en el suelo, en la cual se aparean y ponen sus huevos.

LAS TERMITAS Y SU HABITAT
Las termitas requieren condiciones ambientales específicas para sobrevivir. La mayoría de las veces la humedad del suelo u otros ambientes húmedos proveen estas condiciones. La humedad es crítica para la supervivencia de las termitas porque todas las castas, excepto los alados poseen cuerpos blandos, los que pierden agua muy rápidamente al ser expuestos al aire seco. Así, una fuente de humedad disponible es crítica para las termitas. Por ello las termitas construyen "chimeneas de comunicación" cuando pasan sobre áreas expuestas. Estos tubos sirven a las termitas para ocultarse, proveerlas de un ambiente húmedo y para protegerlas contra enemigos naturales. Están hechos de fecas y de una sustancia pegajosa que producen las obreras. Internamente estas “chimeneas” están recubiertas con partículas de tierra húmeda. Las termitas mantienen contacto con el suelo a menos que haya una fuente constante de humedad sobre este. La respuesta negativa a la luz que presentan las termitas está relacionada con la conservación térmica en un ambiente cerrado y puede ser el resultado de la necesidad de conservar agua. Las galerías y túneles de las termitas poseen condiciones constantes de oscuridad, alta humedad y fluctuaciones mínimas de temperatura. Por esta razón su tegumento no necesita ser una gran barrera para la humedad. De hecho es muy permeable, por lo que si las termitas son expuestas a la desecación atmosférica pierden pronto humedad y mueren. Además la superficie de sus cuerpos es normalmente húmeda; consecuentemente cualquier partícula seca de polvo con la que podrían tomar contacto es removida sólo cuando los individuos se limpian o "acicalan" unos a otros. Puesto que viven en total oscuridad casi todas las castas de termitas han perdido la facultad de ver y son ciegas. Las condiciones de humedad y temperatura que prevalecen dentro del sistema cerrado del nido proveen un sitio ideal para el crecimiento de microorganismos, particularmente hongos, los cuales proveen una fuente de proteínas y vitaminas que son esenciales para las termitas. La acumulación de material fecal en el nido ayuda a promover el desarrollo de hongos. Cada otoño las termitas, en las zonas temperadas, responden normalmente al decrecimiento gradual en temperatura por movimiento descendente en el suelo donde las condiciones necesarias de temperatura y humedad pueden ser mantenidas. En la primavera, la colonia responde para incrementar temperaturas y humedad por lo que se mueve hacia arriba. En estructuras donde la temperatura y humedad están presentes en los meses de invierno, las termitas pueden estar sobre el suelo el año completo.

ALIMENTACIÓN
Las termitas no son capaces de degradar la celulosa por ellas mismas, de manera que poseen protozoos en su tubo digestivo que lo hacen por ellas. Los productos derivados de la digestión de estos microorganismos son aprovechados por las termitas. Las termitas subterráneas poseen preferencias en el tipo de maderas que ingieren. La condición de la madera también es importante. La madera podrida es la comida más rápida y preferida sobre la madera sana. El trabajo de las termitas facilita las pudriciones al incrementarse el contenido de humedad de la madera. Por ello el daño de termitas está usualmente asociado a la pudrición de la madera. La mayoría de las especies de termita subterránea consumen madera aproximadamente una tasa de 2 a 3% del peso de su cuerpo cada día. Los factores que afectan el consumo incluyen las condiciones ambientales, tamaño de la termita y tamaño de la colonia. Bajo condiciones ideales estas colonias consumirían alrededor de 5 gramos y 31gr. de madera cada día, respectivamente. Muchos tipos de madera son rara vez atacados por termitas bajo condiciones naturales, pero en pruebas de compulsión, donde las termitas tienen la oportunidad de elegir entre comerse a las especies resistentes o no, no dudan en hacerlo. Es bien sabido que las termitas se "acicalan" unas a otras. Con ello promueven la conservación y transferencia de nitrógeno. Esto puede ser porque sus cuerpos no poseen la flexibilidad necesaria para limpiarse por ellos mismos, lo que se delega a otros miembros de la colonia. Pero también es evidente que las secreciones de sus cuerpos son atractivas para otros miembros de la colonia. Este hábito de acicalamiento es de suma importancia en el control del trabajo de las termitas. En el caso de utilizar un tóxico en el nido o galerías de las termitas, esto ayuda a su distribución dentro de la colonia. Así el tóxico será ingerido por los insectos junto con otras secreciones de su cuerpo. Las toxinas permanecen activas en los cuerpos muertos, y si estos son devorados, la eliminación continúa por contaminación del resto de individuos.
Las termitas subterráneas ingresan a todo tipo de construcciones en busca de alimento, ya que las viviendas humanas generan las condiciones ambientales adecuadas para su desarrollo. Las termitas subterráneas son más numerosas en suelos cálidos y húmedos que contienen alimento abundante en la forma de madera u otro material celulósico. Tales condiciones se encuentran a menudo cerca de las edificaciones donde el espacio bajo el primer piso está pobremente ventilado y donde pedazos de madera, de tableros y tocones han sido dejados en el suelo. La mayoría de las infestaciones en viviendas ocurren debido a que la madera toca o está cerca del suelo, especialmente en porches, pisos o terrazas. Mucho depende de cómo es construido un edificio, ya que si se toman ciertas medidas durante la construcción, el peligro de ataque puede reducirse considerablemente. Junto a lo anterior las termitas subterráneas realizan una búsqueda errática de alimento, comportamiento observado en la crianza en laboratorio y durante la prospección. El ataque fuera de la construcción se manifiesta principalmente en elementos de madera en contacto directo con el suelo (sobre él o enterrados). Los tratamientos usados para proteger exteriormente a la madera (barnices y pinturas) no representan un impedimento al ataque. El contenido de humedad de la madera atacada (medida al verificarse actividad de termitas) presenta un amplio rango (6,7 a 85%). A la fecha, la medición de la temperatura del suelo, donde las termitas establecen sus colonias, muestra un rango de -4 a 27°C. A su vez, el rango del contenido de humedad del suelo es de 6 a 36,7%. Las termitas subterráneas, en el área de estudio, viven en suelos del grupo de texturas francas y el pH de los suelos habitados por las colonias de tendencia neutra a alcalina.

RUDIMENTOS DE SU ESTRUCTURA SOCIAL
La termita, insecto xilófago del orden Isóptero, es frecuentemente confundida con hormigas, por este motivo hay quien la denomina “hormiga blanca”.
Es bien sencillo distinguir la hormiga de la termita. La primera tiene el cuerpo compuesto de cabeza, tórax y abdomen, partes muy bien definidas. La termita, por su parte, unifica el tórax y el abdomen en una sola forma. Gráficamente podríamos definirlas diciendo que la hormiga tiene “cintura” y la termita no. Otra peculiaridad son las antenas acodadas de la hormiga y completamente rectas las de la termita.

Las comunidades de termitas viven en nidos (termiteros) y desde allí salen en busca de lo que es la base de su alimentación: la celulosa que obtienen de la madera, papel, etc. La celulosa no puede ser digerida por las termitas, por lo que precisan de protozoos en su tubo digestivo que ayuden a su degradación y aprovechamiento.

Las colonias de termitas están formadas por los reproductores primarios (pareja real), reproductores secundarios, las obreras y los soldados. La misión de cada una de sus castas está perfectamente definida.

El objetivo de la pareja real es la responsable de mantener y controlar la comunidad mediante feromonas, los reproductores secundarios están a la espera de transformarse en primarios en el caso de que alguno de estos deba ser sustituido. La misión de los soldados es defender la colonia con sus fuertes mandíbulas que emergen de una potente cabeza. No han desarrollado el sistema reproductor y dependen de las obreras para su alimentación. Las obreras, que no son reproductivas, se encargan de suministrar el alimento a la colonia. La pareja real, por su inmovilismo y los soldados, por las características de sus mandíbulas, no pueden alimentarse por sí mismos debiendo ingerir el alimento que les proporcionan las obreras por el método de Trofalaxia bucal o anal. (Intercambio de alimento de boca a boca o de ano a boca).
Cuando el termitero llega a la saturación, un enjambre de de individuos alados que previamente han adquirido una pigmentación negra, emerge del mismo con el fin de aparearse y formar otras colonias.
Beetle Hunting collage de biología de termitas
  • Castas:

  • Pareja real: El rey y la reina son los reproductores primarios que formaron parte de un enjambre evadido de la colonia por saturación de la misma y formaron, a su vez, otra colonia.

    ​La reina puede vivir incluso más de 30 años y en sus periódicos apareamientos produce gran cantidad de huevos. Las ninfas que emergen de los mismos son equipotentes y su casta vendrá determinada mediante las feromonas emitidas por la pareja real a requerimiento de las necesidades del termitero.

  • Obreras: Si bien pueden ser machos o hembras, estos individuos no han desarrollado el aparato reproductor.

    Su misión es la de buscar comida para la alimentación de los soldados y de la pareja real, así como cuidar de las ninfas y colaborar en la construcción del nido. Tienen posibilidad de mudar a soldados, reproductores secundarios o alados según lo exijan las necesidades de la colonia.

  • Soldados: Los soldados, individuos que no han desarrollado el sistema reproductor, tienen encomendada la función de defender a la colonia. Están provistos de una potente mandíbula que emerge de una prominente cabeza. Deben ser alimentados por las obreras mediante trofalaxia (de boca a boca o de ano a boca). La trofalaxia es de vital importancia en el conjunto de la sociedad ya que, además de la alimentación de la colonia, permite la transferencia al resto de los miembros de los protozoos necesarios para la digestión de la celulosa.

  • Aladas: Estos individuos han desarrollado completamente su sistema reproductor, han adquirido una pigmentación oscura y desarrollado dos pares de alas iguales. Cuando las condiciones climatológicas son propicias, generalmente en los meses de mayo/junio y, eventualmente, en octubre los individuos alados abandonan la colonia emergiendo en grandes enjambres para dispersarse, formar nuevas parejas reproductoras y, en consecuencia, crear nuevos termiteros.
  • Afectaciones: Como se observa en estas fotografías, y en las de la Galería de imágenes, la mayoría de infestaciones ocurre en los sótanos o bajos de las casas/viviendas, donde las termitas excavan sus galerías a la búsqueda de la madera generalmente estructural (marcos de puertas y vigas de la construcción). También atacan y devoran muebles adosados o empotrados a las paredes del edificio. Estos daños se extienden a los libros y revistas que puedan contener pues la celulosa es su principal fuente de alimentación.
  • Tratamientos. Tres tipos:

    • Inhibidores de quitina: El tipo de metamorfosis “simple” de la termita permite efectuar su control sin necesidad de tratar los edificios con las clásicas barreras químicas que, en mayor o menor grado, dependiendo de la pericia y profesionalidad del personal aplicador, pueden afectar al medio ambiente. Además se evitan los antiestéticos agujeros en el suelo y madera estructural.

      La metamorfosis simple de las termitas les obliga, al pasar de un estadio a otro, a desprenderse de su capa quitinosa, para poder “crecer”. Al entrar en contacto con el ingrediente activo presente en los cebos, este evita el desarrollo de una nueva capa dejando al insecto sin protección. Los individuos se contagian entre ellos y transportan la “enfermedad” al termitero.

    • Aunque es imposible asegurar una fiabilidad del 100 % este sistema, además de controlar el ataque de la plaga en las zonas a proteger, aporta mayores posibilidades de acabar con las colonias de termitas.

      Este sistema, con inhibidores de quitina, no produce ningún tipo de olor evitando, además, el peligro de filtraciones y contaminación de aguas subterráneas. No tiene plazo de seguridad por lo que no es preciso desalojar las viviendas una vez finalizado el tratamiento, como ocurre con los productos químicos convencionales.
  • Barreras químicas
  • Preventivos: En zonas donde se haya detectado presencia de termitas, es aconsejable realizar tratamientos preventivos antes de iniciar las obras de construcción o rehabilitación de los edificios.
  • Mapas:

  • Termitas en Cataluña. 
  • Termitas en el mundo.
Beetle Hunting mapa mundial
  • CARCOMA

  • Cerambícidos:
    • Hylotrupes bajulus:

  • EL COMPORTAMIENTO DEL CAPRICORNIO DOMÉSTICO (HYLOTRUPES BAJULUS) EN LA MADERA ESTRUCTURAL
    El Hylotrupes bajulus, también conocido como Capricornio Doméstico, pertenece al orden Coleóptera y a la familia de los Cerambícidos. Sus ejemplares depositan los huevos en grietas o aberturas de la corteza o también en madera aserrada. Los adultos miden alrededor de 15 a 25mm. de largo; cuerpo alargado y de forma ligeramente aplanada. Color negro amarronado a negro y cubierto de una vellosidad gris que con frecuencia forma bandas transversales sobre los élitros. Pronoto con margen brillante hacia debajo de su parte media y una brillante elevación a ambos lados. Por lo general los ojos marcados hacia adentro y las antenas frecuentemente insertas en estas marcas. Las antenas miden un tercio o más del largo del cuerpo. Tarsos de cinco segmentos, con el 4º muy diminuto, oculto entre lóbulos del 3er. segmento bilobulado.

    La larva madura generalmente mide de 20 a 40mm. de largo. Color casi blanco. Tórax ligeramente más ancho que los segmentos abdominales, abdomen constreñido entre los segmentos. Cabeza con 3 ocelos negros (ojos simples) en hilera a cada lado del exterior de la antena. Patas cortas de cuatro segmentos.

    DAÑOS Y SIGNOS DE INFESTACIÓN
    Los agujeros de salida son ovalados y varían de 6’5 a 10mm. de diámetro máximo. Desde la superficie, el túnel de salida va hacia adentro aproximadamente de 2’4 a 4’9mm. antes de efectuar una curvatura. El túnel larval tiene una relación de diámetro máximo a mínimo de alrededor 1:2. Otra indicación de la infestación es la presencia de acumulación de polvillo en la madera alrededor del agujero de salida y/o en el suelo que lo rodea. Antes de que los signos externos sean visibles, la presencia de un sonido rasposo, indica la alimentación de las larvas más grandes.

    BIOLOGÍA
    Las hembras adultas depositan alrededor de 40 a 50 huevos en grietas y fendas de la madera en un período de alrededor de 5 días. Los huevos eclosionan, generalmente, en unos 9 días y la larva taladra hacia las partes tiernas de la madera. Su ciclo de vida normal es de 4 a 12 años, aunque puede ser considerablemente más largo si las condiciones ambientales y nutricionales son favorables. Durante los meses invernales hay una considerable bajada de actividad alimenticia. La larva madura barrena el agujero oval de emergencia del adulto y lo tapa con serrín y fibras de madera antes de empupar. La empupación se produce cerca de la superficie de la madera durante la primavera y dura aproximadamente 20 días. Generalmente los adultos emergen durante los meses de julio a agosto. No es extraño que permanezcan entre 7 y 10 meses antes de emerger en algún momento de verano. Aunque los adultos son buenos voladores, frecuentemente reinfestan la madera de la que han emergido. Bajo condiciones ideales las hembras adultas viven unos 10 días y los machos alrededor de 15 días.

    HÁBITOS
    Este barrenador sólo ataca la albura de maderas blandas, principalmente el pino. Ataca tanto columnas y vigas estructurales como tablas. En estructuras, principalmente ataca madera de menos de 10 años de edad, pero puede reinfestar madera mucho más vieja. El grado óptimo de humedad en la madera para su buen desarrollo es del 10 al 28 %.
    La actividad de larvas y adultos varía considerablemente durante el año. Basándose principalmente en la biología de este coleóptero y el contenido de humedad de la madera, ésta puede resumirse de la siguiente manera:

    Diciembre-enero-febrero. La larva se alimenta muy poco o simplemente no se alimenta. Los sonidos son muy raros y no se aprecia polvillo ni nuevos agujeros de salida.
    -Marzo-abril-mayo. Se escuchan sonidos de masticación regularmente en marzo/abril pero suelen cesar en mayo.
    -Junio-julio-agosto. Son comunes nuevos agujeros de salida y adultos. Los sonidos se perciben durante el día en sótanos y muros interiores y, con mayor frecuencia, durante la noche a causa de las más bajas temperaturas.
    -Setiembre-octubre-noviembre. Los sonidos de masticación de las larvas de 2 a 3 años de edad, son fácilmente audibles a varios metros de distancia.
  • Anóbidos:

    • Anobium punctapum:

EL COMPORTAMIENTO LA CARCOMA DE LOS MUEBLES (ANOBIUM PUNCTATUM) EN LA MADERA ESTRUCTURAL
Anobium punctatum, pertenece al orden Coleóptera y a la familia de los Anóbidos. Insectos de 3 a 5mm. de longitud, de color oscuro con una serie de pelillos cortos y amarillentos en el tórax.
Se encuentra en toda la península. Denominándose vulgarmente “escarabajo de los muebles”, procede del norte de Europa. Los élitros son redondeados en el ápice, con unos huecos a los que debe su nombre (punctatum).

DAÑOS Y SIGNOS DE INFESTACIÓN
Los orificios de salida de la madera de los insectos perfectos, de 1’5 a 2mm. de diámetro son mayores que los de los líctidos y mucho menores que los practicados por los cerambícidos. El serrín acumulado bajo los orificios en épocas primaverales, cuando el adulto perfora la madera para salir al exterior, es otro signo evidente de la actuación de este insecto. Practican galerías circulares de 1,5 a 2mm. que penetran en la madera.

BIOLOGÍA
Los insectos, buenos voladores, viven en el exterior de la madera entre 3 y 4 semanas, al cabo de las cuales, las hembras depositan un promedio de 25 huevos en las grietas y hendiduras de la madera. Al cabo de 3-4 semanas aparecen las larvas de 5-6mm. de longitud que penetran en la madera barrenando galerías circulares hacia el interior de la misma. Su ciclo de vida suele ser de unos tres años, dependiendo de las condiciones que encuentren, como grado de humedad, temperatura ambiental, nutrientes de la madera, etc. Las larvas sufren la metamorfosis en zonas próximas a la superficie de la madera emergiendo insectos adultos al cabo de 4 semanas e inician los vuelos de apareamiento.

HÁBITOS
Ataca la albura de coníferas y frondosas, así como el duramen de algunas frondosas, sobre todo con cierto grado de humedad.
El grado de infestación se ve beneficiado por el ataque previo de hongos xilófagos y la presencia de nitrógeno en la madera, que colabora en el acortamiento del ciclo biológico.
La época de vuelo de los adultos se prolonga de mayo a agosto, pudiendo variar en algunas semanas dependiendo de la climatología.
  • Líctidos:

    • Lyctus Brunneus: Su ciclo vital es corto, normalmente de un año, pudiendo quedar reducido entre tres y cinco meses, dependiendo de las condiciones térmicas y nutrientes de la madera.
Los huevos eclosionan dos o tres semanas después de la puesta.
Los orificios de salida de los adultos son de circulares de 1 a 2mm. de diámetro. Estas salidas se realizan entre los meses de marzo/abril y octubre/noviembre.
Su alimento principal son los azúcares, almidón y algunas proteínas que contiene la madera.
  • FAQ: ¿Qué indican los orificios de la madera?

El orificio en la madera lo produce el insecto en edad adulta, una vez ha completado su metamorfosis, para salir al exterior y aparearse. Depende de la especie de carcoma, su larva puede haber estado parasitando y comiendo la madera durante más de tres años.

Nido de termitas

Confíe en nosotros, le ayudaremos en todo lo que necesite.